Star Wars The Rise of Skywalker (Reseña sin spoilers)

¡Las impresiones de nuestro corresponsal de este impresionante estreno!

Cuando se estrenó The Last Jedi se generó una grieta. Esa grieta comenzó porque el Episodio VIII, aclamado por la crítica, dividió a muchos espectadores fundamentalmente al fandom. No tiene grises ya que al ser odiada y amada por igual marcó un antes y un después a la hora de cerrar la saga mas importante de la historia.
JJ Abrams que reemplazó a Colin Trevorrow tuvo sobre sus hombros la titánica tarea de ponerle un fin a 4 décadas de Skywalker. El creador de Lost que comenzó está última trilogía drigiendo The Force Awakens tenía en claro que de alguna manera debía dejar en lo posible contentos a todos algo que finalmente no ocurrió.

El gran mérito de Abrams es haberle dado un correcto cierre en casi dos horas y media a una saga de 42 años, algo muy dificil de lograr.
The Rise of Skywalker tiene muchísimo por contar en muy poco tiempo, es por eso que hay historias dentro de la historia principal que quedan inconclusas, desprilojas, apresuradas o poco claras y da la sensación que algunos personajes merecieron tener mas desarrollo para unir mejor determinados momentos. Se nota que hubo cambios en la trama, algunos obligados por la muerte de Carrie Fisher que tiene su despedida a lo grande y como corresponde pero es imposible dejar de lado que Abrams en muchos aspectos le pasa factura a Rian Johnson por la película anterior.
Episodio IX es muy épica en toda la concepción de la palabra. No da respiro de principio a fin y más allá de sus baches es Star Wars en toda su escencia porque engloba los 8 episodios anteriores con cuotas justas de fan service y un equilibro entre lo gracioso lo emocional y la acción. Tenemos la mejor pelea de sables de luz, una monumental batalla espacial, mucha aventura pero al final su fuerza siempre siguen siendo sus personales.
Fue un acierto volver a unir a Rey (Daisy Ridley) con Finn (John Boyega) y sumarle a Poe (Oscar Isaac) ya que tienen una gran química entre ellos y se complementan muy bien. Que la resistencia se mueva junta como familia y no por separado funciona claramente. Del otro lado está Kylo Ren (interpretado por un magnífico actor como es Adam Driver) un villano muy complejo que evolucionó a lo largo de la historia y que brilla en todo su esplendor peleando contra su pasado sus demonios internos, su relación con Rey y ante el mal supremo: El Emperador.
El regreso de Palpatine (magistral Ian McDiarmid) es un acierto en todo momento aunque también queda preso de esa falta de tiempo para aclarar con mas detalle ciertas cosas. El legendario Sith es sin dudas la maldad representada, todos sus momentos estan rodeados de una atmósfera de terror nunca vista en la saga y es EL villano de la galaxia.
The Rise of Skywalker será amada y odiada por igual, tendrá polémicas, discusiones, debate pero lo que no le falta es emoción, lágrimas, épica, reencontrarse con viejos personales como Lando (Billy Dee Williams), despedir a otros como Leia y al final lo más importante fue poder haber estado ahí junto a ellos. Star Wars para quien escribe va por afuera de la regla cinematográfica. Con sus aciertos y errores es parte de uno, es el día a día, es haber visto pasar casi mi vida en 2 hs y media y al final la enorme satisfacción de estar ahí para vivirlo y salir del cine feliz. Se terminaron 42 años de Skywalker, no será lo último en cine ya que para 2022 se vendrán nuevas películas con otras historias pero para generaciones es el fin de una era y ahí estuvimos y estaremos todos porque de eso siempre se trató Star Wars fraternidad, amistad, aventura, mística y amor, unidos en La Fuerza.

Por Flavio Ravella

leé mas en: