Reseña El Camino: Una Película de Breaking Bad (sin spoilers)

El Camino: Una Película de Breaking Bad llegó y Flavio Ravella nos trae su reseña.

Cuando terminó Breaking Bad en 2013 comenzó a forjarse la leyenda de la que para muchos es la mejor serie de todos los tiempos . Pese a que actualmente estamos disfrutando de la genial Better Call Saul, que para quien escribe es filmicamente superior a su antecesora aunque con una historia muy diferente y no tan impactante, da la sensación que Vince Gilligan siempre tuvo algo más que decir sobre el final de Breaking Bad aún cuando el cierre era perfecto.

Resultado de imagen para El Camino: Una Película de Breaking Bad
Ese «algo» era Jesse Pinkman (Aaron Paul) y cuál había sido su destino tras el último y brutal capítulo de Walter White y su socio. El Camino si bien es una película y trascurre inmediatamente después no funciona como tal sino como una extensión del episodio «Felina» que cerró la última temporada. Todos los elementos de Breaking Bad están presentes con algunos regresos, muchos flashback y una genial actuación de Aaron Paul que lleva a su Jessie Pinkman a un nivel diferente al de la serie. La mano de Guilligan en los planos, las secuencias, los ángulos y el clímax nos traen con mucha nostalgia de vuelta a Alburquerque como si el tiempo no hubiese pasado, o si?

Para muchos era innecesaria pero al mismo tiempo cuando se anunció generó un entusiasmo masivo porque sabían que el personaje de Jessie merecía un cierre. En ese epílogo el frenesí, la claustrofóbia , el miedo y la desesperación de alguien que huye hacia ningún lado nos envuelve y retrotrae a los mejores momentos del personaje y es allí donde quizás logre vencer a los demonios que lo torturaron por años con la sombra de su mentor y maestro el Sr Heinsenberg persiguiendolo y sabiendo que aunque corra y corra no hay marcha atrás para lo que hizo.