El Lollapalooza Argentina 2019 dijo adiós, lo que nos dejó el festival

El broche de esta edición del festival fue con dos artistas referentes en los estilos que dominaron la grilla.

 

Jornada 1 de Lollapalooza 2019: del trap al rap

Lenny Kravitz no había terminado de despedirse cuando en el Stage 1 Kendrick Lamar decidió arrancar, puntual, su set en el final del Lollapalooza Argentina 2019.

Ese hecho, lejos de significar un conflicto, puso de manifiesto lo divididas estaban las aguas en el cierre de esta edición del festival itinerante más grande del mundo.

Por un lado quedó la calidez interpretativa del dream team de músicos que acompañan a Kravitz, presenciada por un público más bien adulto, y por el otroLamar con su rapeo directo, una batería, un DJ y la masa sub 18 que lo esperaba exultante.

Lenny Kravitz(Chule Valerga)

Lenny Kravitz(Chule Valerga)

Los tantos estaban aclarados desde el vamos y por eso no hubo corridas de un escenario al otro. El rapero estadounidense arrancó su set con la pura dinamita de «DNA» y «Element».

«Estoy deseando morir por esta mierda, he llorado por esta mierda, podría tomar una vida por esta mierda / Cerraría la Biblia y daría ojo por ojo, por esta mierda (…) / Me han dado una paliza delante de mi mamá, la cuenta de la cárcel de mi padre acumula muchos ceros / Puta, todas mis abuelas están muertas, ¿quién va a rezar por mí?», es lo que escupe en esa canción, en la
que alude a su propia biografía, a esa infancia y adolescencia tan difíciles en el conflictivo Compton.

Lali Espósito desató el baile con su show en la tarde del Día 3

 

La cantante debutó en el festival presentando temas de Brava, su último disco lleno de colaboraciones famosas, y otras canciones de sus discos anteriores.

Lali Espósito (Chule Valerga)

Como una comedia musical, Lali se asomó al escenario rodeada de seis bailarinas que, junto a ella, lo dieron todo. También hubo una banda, que acompañó con distorsión y armonías, según lo pidieran las canciones.

El espectáculo de Lali es de proyección mundial, se parece a muchos y se diferencia de todos. Porque el detalle, lo que no tienen los otros, es justamente a una Lali.

Lali hizo bailar al Hipódromo de San Isidro (Chule Valerga)

Lali hizo bailar al Hipódromo de San Isidro (Chule Valerga)

«OMG!» abrió la lista, siguió con la popular «Soy», «Besarte Mucho» y la directa «Somos amantes». «Si eres bueno en la cama / Sé que llamaré mañana / Quiero ser tu amante / Yo te llevo al altar / Nunca voy por detrás / Siempre voy por adelante».

La cantante y actriz argentina, en plena acción (Chule Valerga)

La cantante y actriz argentina, en plena acción (Chule Valerga)

La lírica directa y picante se combinó con una coreografía igual de explícita. Lo que en otros puede quedar burdo en Lali queda gracioso, ella es actriz y juega el rol que le da la gana. Su séquito es indispensable para completar la faena, la banda es un reloj y el cuerpo de baile no la deja ni a sol y a sombra.

Aunque es cierto también que ella sola sería más que suficiente para llenar el escenario, la tendencia mundial en factoría de estrellas pop dice que sin bailarines no vale.

Lali, siempre histriónica sobre el escenario (Chule Valerga)

Lali, siempre histriónica sobre el escenario (Chule Valerga)

«Que el calor no nos frene, ¿cómo estamos? Estamos para más. En esta canción me tienen que acompañar y dice así», le indicó a su público«Sin querer queriendo» llegó con su estribillo súper adherente y en las pantallas aparecieron Mau & Ricky, el dúo que la acompaña en el tema y el video.

Un especie de medley sirvió de mini intervalo para el cambio de look. Se fueron las botas, se fue el pantalón largo y llegaron las zapatillas. Así, una de las canciones más esperadas y una de los coreos más lindas.

Lali, una de las grandes estrellas del Lollapalooza Argentina 2019 (Chule Valerga)

Lali, una de las grandes estrellas del Lollapalooza Argentina 2019 (Chule Valerga)

«Boomerang» sonó y fue cantada hasta la afonía por las fanáticas que
habían venido especialmente a verla a ella. «Son una bocha, gracias a todos lo que me acompañaron hoy con todo este sol. ¿Tienen energía?», preguntó Lali. Y había. Si hay un público con energía (y hormonas, y juventud) es el
suyo.

Lali había vuelto con bucaneras de un amarillo fosforescente y la temperatura en el Hipódromo de San Isidro había subido casi tanto como dice la canción, «100 grados».

Lali se brindó su show en medio de un gran presente profesional (Chule Valerga)

Lali se brindó su show en medio de un gran presente profesional (Chule Valerga)

En medio de tanta fosforescencia, tanto estribillo y cachondeo, el Lollapalooza encontró un momento de protesta, por primera vez desde que comenzó el festival (el viernes 29). «Aborto legal, en el hospital», gritaron las chicas después de que Lali les regale «Tu revolución».

Así la presentó: «Esta canción habla de nosotros de cómo somos a veces egoístas egocéntricos, metidos en el teléfono, no me quiero hacer la cursi porque yo también lo hago. Se trata de estar mejor no de estar peor, estar con el otro, compartir».

El Lollapalooza, a los pies de Lali (Chule Valerga)

El Lollapalooza, a los pies de Lali (Chule Valerga)

Teleshow charló en exclusiva con la cantante quien aseguró: «Estaba lleno de pañuelos verdes, yo pienso igual que ellas». Hubo «Lindo pero bruto» con mención a Thalía y final con «Caliente», Lali bailando entre la
banda y un mutis por el foro, mientras sonaban los últimos acordes de la guitarra y el redoble de los parches despedían a la gente que se iba yendo hacia otro escenario. Hubo fiesta pop y hubo reflexión con conciencia feminista. Lali lo hizo.

La popular cantante, feliz (Chule Valerga)

La popular cantante, feliz (Chule Valerga)

Temprano habían pasado los Gativideo con su música indie y psicodélica; Barbi Recanati con su banda y Bambi, el ex Tan Biónica, que sigue presentando El Encuentro, su debut como músico solista, y que lo llevó a estar nominado en los Latin Grammys por «Mejor Álbum Pop Rock». El
pop copó la tarde del Lollapalooza Argentina 2019 y el rock estaba por llegar.


Steve Aoki se subió al escenario con Paulo Londra y terminó de encender al público adolescente.

El trapero cordobés enloqueció a una multitud y redobló la apuesta cuando llegó el DJ norteamericano, que había cerrado la noche del viernes.

La palabra mágica fue ¡eskere! Y al rato: «Nos queda una sorpresa, tenemos al señor Steve Aoki«. El DJ estadounidense entró corriendo a bailar con la camiseta de la selección argentina puesta (la «10» de Lionel Messi) y bajo una lluvia de papelitos.

Paulo Londra y Steve Aoki (Foto: Lollapalooza)

Paulo Londra y Steve Aoki (Foto: Lollapalooza)

Quien lo recibió fue Paulo Londra, el primer trapero argentino en horario central de esta edición Lollapalooza 2019 que llevó adelante un show en
el que con muy poco logró hacer mucho.

Poco, por lo austero. En el escenario 1 solo se lo vio a él, su DJ Alan y la pantalla de fondo reproduciendo visuales que hacía ver todo como un gran
videoclip. Mucho, porque el público que ya lo amaba, lo adoró, al punto de hacer llorar a chicas histéricas de pasión y arrastrar al baile a otros tantos.

Paulo Londra fue uno de los más esperados del Lollapalooza 2019 (Chule Valerga)

Paulo Londra fue uno de los más esperados del Lollapalooza 2019 (Chule Valerga)

«Es el más groso del mundo», dijo Aoki, en inglés. «Vos sos un maestro», le respondió Paulo también en inglés, y salió selfie, como tiene que ser en estos casos.

«Yo empecé rapeando con los pibes y ahora estoy saliendo con Steve Aoki…», reflexionó el cordobés casi sin poder creer lo que pasaba. Londra cuenta historias sencillas, las de cualquier pibe como él: «Me tiene mal
ese ron y ese fernet de litro/ y la play 4 y el sushi, los party, las mamis que vienen al show».

Los fans enloquecieron con la llegada del cordobés al Main Stage 1 (Chule Valerga)

Los fans enloquecieron con la llegada del cordobés al Main Stage 1 (Chule Valerga)

Aunque no cualquier pibe tiene 10.579.788 suscriptores en su canal de YouTube como él (al cierre de esta edición). En plataformas digitales fue el artista argentino más escuchado de 2018 y en esta noche del Hipódromo de San Isidro, no se quedó atrás.

Cordobés como La Mona, el huracán que había pasado unas horas antes por el mismo lugar, Paulo arrancó bien arriba, no solamente cantando, sino también invitando al juego. «Mirá lo que tengo acá, ¿alguien de mi país va a tirar unos tiros conmigo?«, dijo Londra y señaló un aro de básquet.

Paulo Londra, en plena acción (Chule Valerga)

Paulo Londra, en plena acción (Chule Valerga)

Ahí nomás llegaron la pelota naranja y Juan, el voluntario. «¿Algo que le quieras decir a toda la prole?«, preguntó el cantante a lo que el fan, tímido, respondió: «¡Aguante Paulo Londra!». La mala puntería de Juan no opacó el momento y Paulo le regaló su gorrita, tal como le había prometido al comienzo.

No hubo quien no lo acompañara cantando «Noche complicada», para después seguir en charla interna (pero abierta al público) con Alan, la chicana al público, las risas y otros artilugios de entretenedor que tan bien le salen. Paulo no para, recorre el escenario palmo a palmo con la soltura de un experto.

El cantante con el fan y la pelota de básquet (Chule Valerga)

El cantante con el fan y la pelota de básquet (Chule Valerga)

Alan se queja de que hay «muy poco flash» aunque se note un promedio de 1, 5 teléfonos móviles por persona, entonces pide que los celulares se
enciendan. Todos hacen caso, los mayores para pertenecer, los menores (algunos recién salidos del kidzapalooza) porque ya son parte.

«No hay nada más lindo que tocar en casa y ustedes son mi casa», dice Paulo sobre el final, emocionado de verdad y contento por el triunfo. Su primer Lollapalooza fue todo un éxito.