El Guasón reemplazó a «V for Vendetta» como símbolo de protestas en todo el mundo

Paradójicamente, el villano que personaje que encarna Joaquin Phoenix en el film del momento prestó su imagen a miles de ciudadanos que piden un cambio.

El mundo se encuentra al borde de un cambio que puede traer alivio a millones de personas, o bien que las condiciones empeoren si los gobiernos no ceden a las exigencias de sus conciudadanos.

En Beirut (Líbano), Hong Kong, Londres, Quito (Ecuador), Bolivia, y Santiago (Chile) se suceden oleadas de protestas, ya sea contra la forma de gobierno, la asfixiante implementación del neoliberalismo o bien por la autonomía perdida. Y Argentina no fue la excepción, si hasta un “loco lindo” fue a votar vestido de Guasón en Gerli el último fin de semana, y luego festejó en el obelisco el fin de un gobierno que pactó con el Fondo Monetario Internacional a instancias de aumentar los niveles de pobreza entre la población.

Sin embargo, en todos estos lugares, hay una imagen común: la cara del Guasón (Joker), el icónico villano de Batman que, paradójicamente, ha devenido en paladín de libertad. ¿Cómo ocurrió esto? Al igual que ocurrió en su momento con la máscara de Guy Fawkes de V de Venganza (V For Vendetta, 2006) y más recientemente con las de Dalí de la serie La Casa de Papel, el cine y la TV le han dado un rostro común a la protesta social.

Después del estreno de V de Venganza , el colectivo de hackers Anonymous tomó la imagen de Fawkes, instigador de un golpe fallido que trató de hacer estallar el Parlamento Inglés el 5 de noviembre de 1605, y lo popularizó alrededor del mundo, al punto de que sigue siendo el distintivo más claro de la protesta.

Después del estreno de V de Venganza , el colectivo de hackers Anonymous tomó la imagen de Fawkes, instigador de un golpe fallido que trató de hacer estallar el Parlamento Inglés el 5 de noviembre de 1605, y lo popularizó alrededor del mundo, al punto de que sigue siendo el distintivo más claro de la protesta.

Después del estreno de V de Venganza , el colectivo de hackers Anonymous tomó la imagen de Fawkes, instigador de un golpe fallido que trató de hacer estallar el Parlamento Inglés el 5 de noviembre de 1605, y lo popularizó alrededor del mundo, al punto de que sigue siendo el distintivo más claro de la protesta.